Siempre con le afán de saber, investigar y acercarme al origen de los productos, hay días que cambio mis viajes a bodegas por otros lares. Esta vez, y acompañado por mis compañeros del restaurante, mi curiosidad, me llevó a pocos kilómetros de la ruidosa, estresante y acelerada Barcelona. Concretamente a Viladecans, en un recóndito de paz, calma y tranquilidad para encontrarnos con Jaume y así descubrir y aprender más sobre el campo y su empresa Fructus web.

Lechugas

Recorrimos sus huertos, para, durante casi 4 horas, empaparnos de su filosofía de trabajo.

A grandes rasgos la idea es buscar la excelencia, intentando conseguir una materia prima de primera calidad, para abastecer a las mejores mesas, mimando el producto y practicando una agricultura ecológica, que en el 2020 ya saldrá certificada. Está dispuesto a escuchar propuestas, ideas, retos, con tal de satisfacer el paladar exquisito de algunos chefs y clientes de confianza. De hecho, ya tiene pequeños experimentos en marcha.

Quiero insistir que ya han pasado días de esta visita, y todavía recuerdo el crujir de aquellas hojas de lechuga (Que maravilla!!), que cogimos directamente del suelo y probamos ; sin más artilugios que simplemente retirar con las manos, el insignificante exceso de tierra.
Que mejor respecto a la cadena alimentaria, ¿verdad? Nada de conservantes ni aditivos. Un gesto simple y sincero que recuerda a lo que hacían mis abuelos en el pasado en su jardín.
Esto si que es: de la huerta a la boca; y no algún eslogan publicitario de dudosa veracidad.

Pero también me vienen  a la mente esos continuos olores de pimientos, romero, higos, tomillo,… que estuvieron bailando con mi nariz a lo largo de la mañana.

Tomates cherrys Pimientos Calabacín

Y qué decir del intenso y prolongado gusto de los tomates cherrys perfectamente imperfectos, “robados” de su mata por el camino, tal y como uno le “roba” el primer beso deseado, a esa persona especial. Una entrada ligeramente dulzona y explosión de sabor en boca que se resiste a abandonar nuestro paladar y nuestra mente.
¡Que alegría comer un tomate con sabor a.…TOMATE!! Parece ridículo lo que digo, pero cada vez más me encuentro con productos de la huerta insulsos, en la mayoría de puestos de las grandes metrópolis.
Y en cambio, es triste ver que a tocar de las manos tenemos productos fantásticos, apenas conocidos por muchos.

Antes de marcharnos de hecho, me compré más de medio kilo de esos “tomatitos”, para mi deleite personal.
Pero en el camino de vuelta, sentado en el asiento del copiloto, tuve la mala idea de meter la mano en la bolsa para comerme uno. ¡¡ERROR!! Esto fue adictivo, un vicio. Empecé a comerme esas perlas rojizas igual que me como las pipas, una tras otra, sin parar. El resultado fue que llegue a casa con tan solo una pequeña cantidad de esa fruta que tanto me había cautivado

Digo error, pero, pensándolo bien, no creo que lo fuera, ya que soy del pensamiento de: ¡¡que te quiten lo bailado!!

Así que, el abandono del oasis de tranquilidad de donde veníamos, para entrar en la activa capital catalana, para mi, se hizo de la manera mas dulce y agradable posible.

En definitiva, una mañana que se puede resumir en 5 palabras:

OÍDO: Destaca en seguida el silencio del lugar, que te transmite paz y tranquilidad a las afueras de la bulliciosa Barcelona.
VISTA: Una paleta cromática de colores digna de cualquiera pintura impresionista de Claude Monet.
OLFATOPartitura de aromas múltiples y diversos que, a medida que uno se adentra en las diferentes hileras, acarician nuestra pituitaria, con la misma maestría que las notas de música de Kenny G y su flauta travesera susurran a nuestros tímpanos.
TACTOFirmes y crujientes se revelan cada alimento bajo la presión de nuestras manos.
GUSTOSabores intensos que dejan sin habla. Simplemente te transportan a tus recuerdos de infancia y esos gustos auténticos de los tesoros de la tierra.

Una vez más una visita, que activó todos mis sentidos, y me llenó de emociones y sentimientos diversos, que no hacen más que incrementar esas ganas de seguir aprendiendo.

¿¡Y que oportuno que despertar los cinco sentidos cuando te visita el equipo del Cinc Sentits!?

 

Pin It on Pinterest