Con una maduración más prolongada que Cardhu 12, buque insignia de la casa, las nuevas etiquetas aportan notas tropicales y matices golosos al amplio recorrido organoléptico de la familia Cardhu, un
whisky nacido del espíritu de generosidad de Helen y Elizabeth Cumming.

CARDHU 15 AÑOS: SUAVE Y ELEGANTE CON FINAL A CRÈME BRULEE

Con una maduración de 15 años en barricas de roble que antes han contenido Jerez o Bourbon, Cardhu 15 presenta una tímida riqueza aromática que se desvela y disfruta pausadamente. Sus alegres notas a vainilla y frutas tropicales del inicio dan paso, lentamente, a sutiles matices dulces y picantes para desvelar, al final, un intenso aroma a toffee y coco.
En boca es suave, sedoso y refrescante, ligeramente picante en su recorrido que termina siendo dulce, complejo y con presencia de toffee, chocolate y recuerdos a crème brulee. Su final es suave, ligeramente seco y con insinuaciones ahumadas de la turba y la madera.

CARDHU 18 AÑOS: UN BOMBÓN PARA EXPERTOS CONOCEDORES

Añejado lentamente durante 18 años, Cardhu 18 es la última experiencia para auténticos conocedores y amantes del whisky de Malta. Ligero, dorado y de fondo suave y afrutado, su aroma es rico y extremadamente complejo, aunque manteniendo la delicadeza propia de Cardhu.
Sorprende el contraste entre las notas de frutas suaves (como peras, ciruelas, piña y grosellas, que aparecen en nariz) y un paladar lleno, oleoso y complejo en matices y texturas. Su sabor recuerda a la explosión en boca de un bombón cubierto de chocolate y trufa relleno de licor de frutas. Su final es complejo, largo, suave, levemente seco y muy rico en cacao.
Una joya para los sentidos que pone el broche de oro a una gama que se completa con Cardhu 12, el whisky ideal para introducirse en el universo de los maltas, y Cardhu Special Cask Reserve, que no
expresa los años de añejamiento en su botella ya que procede de una cuidadosa selección de las mejores y más expresivas barricas de la destilería, independientemente de su edad.

Pin It on Pinterest