La semana pasada se inauguró una nueva tienda de L’Obrador en la ciudad Condal y ha incorporado a sus productos artesanales un pan único: el pan Gaig de vino del Priorat, creado por Carles Gaig que le da nombre.

Con la ayuda del maestro de L’obrador, Pere Roche, Carles Gaig hizo un maridaje de platos y panes para enseñar a mojar pan y también presentaron este pan de vino con Denominación de Origen Cualificada.

Pan Gaig de vino del Priorat

El resultado es un pan de quilo 100% natural con una corteza dura y oscura y una miga densa de color lila oscuro y que combina muy bien los aromas llevando al que lo prueba a los paisajes de las viñas del Priorat. El pan Gaig no lleva agua y está amasado con vino, motivo por el cual su fermentación es de 18h a causa del alcohol.

“Éste es uno de los panes con más sintonía, porqué es una combinación en la que ninguno de los dos productos destaca sobre el otro. El pan continua siendo pan y el vinos está muy presente con su sabor y aroma del Priorat” ha explicado Carles Gaig

Pin It on Pinterest