Red Courtesy es una cerveza rubia de Alicante del tipo Ale. Pero es algo más que esto. Su rompedor envase de cristal negro japonés y tapón de corcho ya nos lo advierten.

Red CourtesyUna cerveza de doble fermentación intensa y compleja donde se entremezclan aromas florales (dama de noche) de fruta blanca madura (poma golden) toques cítricos (pomelo, gajos de mandarina algo maduros), de fruta tropical (papaya, mango, fruta de la pasión, etc) y sutiles notas de pan recién tostado entre otros.

En boca es pura magia. Es un espectáculo aromático por una parte, con recuerdos a esos aromas de nariz donde dominan los cítricos apoyados por delicadas fragancias especiadas tal y como el cardamomo, jengibre o las diferentes pimientas (rosa, negra) y notas de bollería fina, levadura y cereales.

Pero por otra parte, también es un espectáculo imaginativo. Con unos sorbos de esta cerveza, nos invaden infinidad de sensaciones emociones. Empezando por una seductora golosidad aliada a una frescura, ligereza salinidad que me evocan un paseo romántico de otoño, cerca del mar, en un día con algo de viento, que deja un sutil sabor salino en la comisura de los labios, que me transporta a esos dulces recuerdos, de alguna noche de verano. O incluso esa delicada cremosidad y efervescencia en boca, casi efímeras, tierna metáfora de cuando vienen a morir a orillas del mar las pequeñas olas de un día tranquilo de playa de la costa levantina; con ese suave y delicado carbónico que nos deja en boca, similar a la espumilla marcada en la arena, que pasado unos instantes se desintegra burbuja a burbuja.

Interesante también su ligero amargor final que te invita a beber ansioso, otro trago, para volver a disfrutar y a sentir esa adrenalina. Igual que de niño me entretenía risueño, sin fin, viendo y jugando a que no me pillara cada nueva ola que acababa su cabalgata muriendo a mis pies.

En fin, me permito decir que en este envase de impactante diseño, encontré embotellado parte del carácter del levante que me apasiona. Su mar, con esa sensación salina y sus brisas refrescantes. Las naranjas de valencia, con esos cítricos de textura aterciopelada y buena acidez. Pero también sus cereales, y sus especias

No se si es por melancolía de un verano pasado o simplemente por sentir lo que me transmitió el contenido de este cáliz (como ellos lo llaman), pero agradezco que unos simples tragos de este elixir me permitieran evadirme, por unos instantes, del estrés del día a día en la ciudad condal.

Le llaman: “emotional gastronomic beer”. Eso es lo que sentí, emociones!!!!

Red Courtesy

 

Pin It on Pinterest