Llega la temporada de la trufa negra, uno de los productos gastronómicos más escasos y efímeros, que sólo unos pocos restaurantes pueden presumir de incluir en su carta.

Conocida como el “diamante negro” de la cocina, la trufa negra siempre ha sido uno de los productos gastronómicos más preciados, tanto por sus cualidades organolépticas como por su escasez. Sin duda, una “joya culinaria” que se revaloriza aún más en un nuevo código culinario en el que cobran especial valor los ingredientes naturales de temporada de máxima calidad.

No dejéis de probar tan exclusivo y delicioso producto.

Pin It on Pinterest